Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

EXONERACIÓN DE RESPONSABILIDAD Y ASUNCIÓN DEL RIESGO

Cuando desempeñas una actividad riesgosa, es posible que puedas afectar a un tercero, ocasionándole daños y/o perjuicios. Esto puede ocurrir a pesar de que tú no lo quieras, ya que los riesgos existentes de la actividad propia que realizas pueden materializarse, es decir, existe un “margen de error” y que las cosas no salgan como se supone que deberían salir.

Esto pasa, por ejemplo, si prestas servicios médicos o de atenciones en salud, servicios estéticos, de diversión, como por ejemplo paracaidismo o parapentismo, si transportas personas, si prestas servicios deportivos, entre otros.

Lo relevante es que, si prestas servicios que, a pesar de no estar listados anteriormente, cuentan con algunos riesgos que en caso de que se presenten o se materialicen afecten a alguien o a algo, debes tener presente que esto puede hacer que debas responder por esos daños que ocasiones, lo que significa que probablemente debas indemnizar o compensar a esas víctimas.

ASUNCIÓN DEL RIESGO

Por ello, es fundamental que de manera previa a que prestes dicho servicio, le indiques a tu cliente, usuario o consumidor, cómo prestarás el servicio y los respectivos riesgos relacionados con el mismo, con el fin de que esta persona tenga plena claridad de lo que eventualmente puede pasar y de las eventuales afectaciones que puede sufrir.

Un ejemplo de lo anterior, es indicar de manera clara que la persona puede lesionarse, afectarse, que pueden dañarse bienes, que inclusive podría morir, que podría sufrir efectos secundarios, entre otros.

Esto se evidencia, por ejemplo, cuando van a practicarte una cirugía y en la cita preanestésica, el anestesiólogo te indica que eventualmente, durante la cirugía, puede afectar tu dentadura, que puede lacerar tu boca y garganta, que puedes morir, que puedes tener una reacción alérgica, etcétera, y, a pesar de ello, luego de leer el consentimiento, firmas y aceptas los riesgos para que te realicen la cirugía bajo anestesia.

<< En JurisDATA podemos elaborar tus consentimientos informados>>

Lo anterior es relevante, ya que es posible que, de manera previa a la prestación del servicio, le indiques claramente a tu cliente, usuario o consumidor, los riesgos y que esta persona firme un documento, mediante el cual asuma dichos riesgos para que puedas prestarle dicho servicio.

Esto quiere decir que la persona habrá comprendido las afectaciones que eventualmente puede tener y que, aun así, asume el riesgo de que dichas afectaciones puedan presentarse y desea recibir la respectiva atención o la prestación puntual del servicio.

<< Documento de Exoneración de responsabilidad y asunción del riesgo>>

¡Cuidado! Lo anterior no quiere decir que la persona acepta eventuales errores o afectaciones malintencionadas que lleguen a afectarla, sino que su aceptación se limita a que, si eventualmente prestas tus servicios de manera adecuada y aun así el riesgo se presenta, ella lo comprende y lo asume.

EXONERACIÓN DE RESPONSABILIDAD

Lo anteriormente indicado cobra relevancia, ya que, en caso de que ejerciendo una actividad riesgosa o prestando un servicio que cuente con algún riesgo, afectes a la persona que asumió directamente el riesgo, y tengas un documento debidamente redactado, en donde se detallen esos riesgos que asumió la persona, contarás con un soporte jurídico muy fuerte para evitar que seas condenado en responsabilidad civil.

Esto no significa que efectivamente el resultado vaya a ser de esa manera, es decir, que no vayas a ser condenado como responsable o que no debas indemnizar o a resarcir a los afectados, pero sí tendrás muchas posibilidades de que puedas obtener un resultado favorable.

Ello puede ser entendido de la siguiente manera: como le dijiste a la persona que al prestar el servicio podría pasar algo desfavorable, aunque nadie lo quiera, y como le diste a conocer “la letra pequeña” para prestar el servicio, y aun así la persona quiere que se lo prestes, comprende que ello puede pasar y se responsabiliza de que esto efectivamente ocurra y de que eventualmente la afecte.

Una vez más: la persona no va a dar su aprobación frente a errores, equivocaciones ni mal intenciones que la dañen, ni tampoco va a sumir el riesgo por otra persona, excepto por ejemplo en consentimientos informados cuando unos padres asumen el riesgo médico para que a su hijo menor de edad le sea practicado un procedimiento, sino que su aceptación se limitará a que, por el azar del destino o por equis o ye motivo, las cosas no salgan como se supone que deberían salir.

Ahora, no frente a cada tipo de actividad que vayas a desempeñar, como por ejemplo transportar a una persona en un viaje hasta su casa, significa que debas contar con este tipo de documentos, ya que, en la vida cotidiana en comunidad es natural que debamos asumir ciertos riesgos, sino que se sugiere que cuentes con ellos cuando en realidad desempeñes una actividad que de por sí es riesgosa o que puede generar cualquier tipo de riesgo que si se presenta, pueda afectar en cualquier medida a alguien o a algo.

CASO COVID 19

A la fecha nos encontramos en una reactivación económica progresiva que implica que algunos servicios se van a comenzar a prestar y que los clientes o usuarios van a comenzar a llegar.

Es claro que con esto, a pesar de que se cumplan con los protocolos de bioseguridad, puedan haber infectados con el coronavirus COVID 19, aunque se haga todo lo posible porque esto no ocurra y aunque no se quiera.

Por ello, en caso de que cuentes con un negocio que sea riesgoso y que pueda implicar que se contagien usuarios o trabajadores, aunque tú no lo quieras, por el mismo riesgo de la enfermedad, te recomendamos que cuentes también con un documento de exoneración de responsabilidad por este motivo, en donde le des a conocer a tus usuarios o clientes esta situación y que finalmente ellos decidan si asumen el riesgo que les presentes un servicio de calidad, acatando naturalmente todas las normas y protocolos de bioseguridad.

<<Documento para COVID de Exoneración de responsabilidad y asunción del riesgo>>

TIPS

  • No tienes que realizar documentos de exoneración de responsabilidad y asunción del riesgo por cada actividad que vayas a desempeñar, ya que, como lo vimos, la vida cotidiana en comunidad es natural que debamos asumir ciertos riesgos, sino que se sugiere que cuentes con ellos cuando en realidad desempeñes una actividad que de por sí es riesgosa o que puede generar cualquier tipo de riesgo que si se presenta, pueda afectar en cualquier medida a alguien o a algo.
  • Es fundamental que cuentes con un documento muy claro y bien construido desde lo técnico y jurídico para que pueda ser un soporte fuerte ante una eventual demanda o reclamación.
  • Los documentos deben ir debidamente firmados por la persona que asumirá el riesgo.
  • Recuerda que el riesgo no se asume por todas las personas o por terceros, sino en nombre propio, excepto en situaciones como los consentimientos informados.
  • En JurisDATA podemos ayudarte con la construcción de consentimientos informados qu se adecúen a las prestaciones de servicios de salud que realizas.
  • Además, en JurisDATA contamos con documentos de exoneración de responsabilidad y asunción del riesgo para casos generales y para servicios puntuales relacionados con COVID 19.

Suscríbete a nuestro blog

Asesoría en Línea

¿Preguntas?

Estamos en línea listos para ayudarte a encontrar las respuestas que necesitas.

¿Qué es JurisDATA?

Somos un grupo de profesionales apasionados por facilitar el acceso a servicios jurídicos de calidad.

Ver mas

Más artículos.

Tenemos el documento legal que buscas

Minutas y modelos de contratos profesionales a un clic. Todos nuestros documentos legales estan disponible para descarga inmediata.