3 Claves de Bioseguridad 2020: para negocios en Pandemia COVID-19

Desde que en Colombia se declaró la emergencia sanitaria por el COVID-19, se adoptaron medidas para prevenir y controlar la propagación del virus.

Esas medidas ya las conoces: la cuarentena, las restricciones en la movilidad de las personas e incluso la suspensión de la operación de muchas actividades económicas, entre otras.

Sin que existan muchas certezas sobre el Coronavirus COVID-19, poco a poco se ha permitido la reactivación de actividades económicas.

Por un lado, algunos han estado esperando con ansias el momento en el que les permitan a sus negocios volver a funcionar de manera habitual.

Por otro lado, están quienes han estado funcionando y han identificado los nuevos costos de operar durante la Pandemia.

Se trata de la implementación del protocolo de bioseguridad.

En este contexto, hemos decidido contarles qué es eso de la bioseguridad, las 3 claves básicas para su implementación y algunos riesgos jurídicos de la pandemia que puedes mitigar si lo haces de forma adecuada.

¿Qué es la Bioseguridad?

La bioseguridad es un conjunto de reglas que buscan mitigar, controlar y realizar un adecuado manejo de la pandemia ocasionada por el Coronavirus (COVID-19).

Los lineamientos generales los define el Ministerio de Salud y Protección Social, quien además, establece unas recomendaciones específicas por sectores o actividades económicas.

Esto se traduce en más normatividad para revisar y más protocolos del Ministerio que se deben tener en cuenta.

Lo cierto, es que las medidas de Bioseguridad no son un invento colombiano, sino que a nivel mundial se están adoptando diferentes Protocolos de Bioseguridad

Todo para intentar minimizar las situaciones o condiciones que pueden facilitar la transmisión del COVID-19.

Las medidas de Bioseguridad parten de 3 principios fundamentales:

  • Autocuidado
  • Limpieza
  • Desinfección

El Autocuidado implica el uso de elementos de protección personal (EPP), como el tapabocas, los guantes y máscaras (en algunos casos), entre otros.

También hace parte del autocuidado la higiene periódica de las manos, mantener el distanciamiento físico, disminuir la exposición a situaciones de riesgo y seguir las recomendaciones de las autoridades de salud. 

La limpieza sí tiene que ver con el adecuado lavado de manos, pero no es sólo eso, sino que incluye la limpieza de superficies, elementos de protección personal e incluso de la ropa.

La desinfección se relaciona con la limpieza pero no es lo mismo, porque se hace a través de soluciones con ingredientes que pueden acabar con gérmenes.

Por eso, es muy importante que en el Protocolo de Bioseguridad incluyas las dosificaciones de las soluciones que utilices, para así, evitar otros problemas de salud por el uso inadecuado de sustancias.

¿Quién tiene que cumplir con los protocolos de Bioseguridad?

¡TODOS!

Las obligaciones que tenemos son de dos tipos: adoptar e implementar los protocolos o cumplirlos.

Para saber qué te toca hacer a ti, ¡sigue leyendo!

Los empleadores son de los primeros llamados a contar con protocolos de bioseguridad y no se trata sólo de empresas, sino también de personas naturales.

Así que, si eres empleador de personas que trabajan en servicio doméstico, en jardinería, cuidando fincas o que desarrollan otro tipo de trabajo, también deberás definir e implementar un protocolo.

La necesidad de protocolos de los empleadores se explica de forma casi natural a su obligación de brindar a sus trabajadores condiciones adecuadas de higiene y seguridad.

Un tema que, por cierto, ha sido bastante regulado a través de normas de salud y seguridad en el trabajo.

Si tu negocio es pequeño o en las actividades no tienes empleados, también tendrás que cumplir con tener el Protocolo de Bioseguridad si:

  • Haces domicilios directamente o a través de contratistas.
  • Tienes contratistas que visitan tus instalaciones.
  • Ofreces productos a clientes, tales como: ropa, comida, electrodomésticos o cualquier otro.
  • Tus instalaciones reciben visitantes, clientes o usuarios en general.

Sólo por dar algunos ejemplos, esto incluye actividades como: domicilios, restaurantes, abogados, gimnasios, locales comerciales, propiedades horizontales, centros comerciales, salones de belleza y otros.

La principal razón es que tienes relación con diferentes grupos de personas y en tu posición eres quien puede establecer las reglas de juego para mitigar y controlar la pandemia en tus metros cuadrados.

Nadie está obligado a lo imposible, pero con el Protocolo de Bioseguridad podrás demostrar que has hecho todo lo posible para prevenir y controlar el COVID-19. 

Implementar y mantener la Bioseguridad será la mejor defensa en un futuro frente a las demandas de personas que se puedan llegar a contagiar en tus instalaciones, con tus productos o trabajando contigo.

No sobra recordar lo costosa que podrá ser una demanda por contagio de COVID-19, teniendo en cuenta la gran cantidad de infectados que se pueden generar en sólo minutos, y también, por los múltiples daños que se pueden causar a cada persona con el virus.

Bueno, pero al menos ese riesgo jurídico del COVID-19 se puede prevenir con el Protocolo de Bioseguridad.

Para hacerlo, puedes seguir las instrucciones, protocolos y normativa del Ministerio de Salud. También puedes asesorarte con expertos para hacerlo y estar un poco más tranquilo.

En JurisDATA nos gusta empoderarte y ofrecerte soluciones. Contáctanos si quieres nuestra asesoría para adoptar el Protocolo de Bioseguridad

Si tu negocio aún no puede funcionar, estás a tiempo de prepararte para la reapertura, pues también tendrás que contar con el Protocolo de Bioseguridad en ese momento.

¡Parece que esto lo tienen que aplicar hasta las abuelitas!

Es real, porque como todos, tenemos que cumplir con los protocolos de bioseguridad de:

Todas las empresas, empleadores, copropiedades, instituciones de servicios de salud y demás sitios que visitemos.

Riesgos de no tener Bioseguridad

Ya te he contado algunos riesgos, pero te haré un resumen de los que más nos han impactado:

  • Aumentar la probabilidad de enfermarse sin saber si será algo leve o muy grave.
  • Aumentar la probabilidad de contagiar a familiares y amigos.
  • Tener que responder frente a los empleados que se contagien durante sus labores.
  • Responder múltiples demandas de todas las personas que se contagiaron.
  • Sanciones de las autoridades por no contar con Protocolo de Bioseguridad, que pueden ser multas o cierre de actividades.
  • Tener un proceso penal por violación de medidas sanitarias.

Ahora, los riesgos también se intensifican si tienes el protocolo pero no lo implementas o si no verificas su cumplimiento.

Clave #1: Identifica las normas de Bioseguridad aplicables a tu sector

Existen unos parámetros generales en la Resolución 666 del 2020 del Ministerio de Salud y Protección Social, por la cual se adoptó el protocolo general de bioseguridad.

En resumen, la Resolución 666  establece que se debe mantener el distanciamiento social, usar tapabocas y lavarse las manos.

No sobra decir que establece el detalle de cómo cumplir adecuadamente con esas tres pautas.

También, presenta alternativas para la operación de las empresas y desarrollo de actividades relacionadas con las instalaciones, con la atención de usuarios e interacción con terceros y proveedores, horarios, entre otros.

No deja de lado las recomendaciones para la vida diaria, como el desplazamiento a las viviendas o la convivencia con las personas de alto riesgo.

Con esta Resolución, el Ministerio de Salud establece los pasos generales para prevenir el contagio del COVID-19, monitorear el protocolo, darlo a conocer y lo que se debe hacer en caso de sospecha de contagio de coronavirus.

Como ves, es bastante detallado, pero allí no se agota tu obligación como buen ciudadano.

Debes navegar en las diferentes normas y protocolos para implementar también el que aplica específicamente para tu sector o actividad.

En JurisDATA pensamos en tu tranquilidad. Por eso, te asesoramos en las normas que te aplican, conoce nuestro Laboratorio de Compliance

Clave # 2: Planea, elabora e implementa el Protocolo de Bioseguridad

¡Ahora, el siguiente reto es llevar toda la teoría a la práctica!

Antes de adoptar el protocolo de bioseguridad, debes identificar cuáles son tus recursos disponibles, las obligaciones que tienes que cumplir y los riesgos que identificas en tu operación.

Sólo así, tendrás unas reglas más apropiadas para prevenir, mitigar y controlar el COVID-19 en tu negocio o actividad.

¡Con esto claro, sí te puedes poner manos a la obra!

No olvides que el plan de comunicación y el monitoreo rutinario es fundamental para el éxito de la implementación del Protocolo de Bioseguridad.

Es probable que estas nuevas reglas impliquen cambios en tu operación, por lo que la sensibilización, capacitación y formación en Bioseguridad es esencial.

En JurisDATA podrás acceder a formaciones virtuales accesibles y de calidad, contáctanos

La formación y sensibilización será importante para los visitantes, propietarios, arrendatarios, empleados, proveedores, contratistas y usuarios en general.

Es innegable que la Bioseguridad tiene costos nuevos para la operación que antes no tenían la mayoría de actividades.

Por ejemplo, ya se tienen que dar elementos de protección personal como tapabocas a todos los trabajadores, se deben dosificar adecuadamente las sustancias químicas que utilicen para limpieza y desinfección, entre muchos otros.

Clave #3: Actualiza y monitorea el cumplimiento del Protocolo de Bioseguridad

Es cierto que lo ideal es que desde el momento cero del protocolo de bioseguridad, hayas contemplado todas las posibles variables en tu operación.

Aunque a veces es difícil, por eso, se vale que actualices el protocolo de bioseguridad para mejorarlo y demostrar cada vez más tu diligencia y cuidado. 

Todo para prevenir, mitigar y controlar la propagación del coronavirus COVID-19.

El principal as bajo la manga que tendrás para poder actualizarlo de manera oportuna y preventiva, es el monitoreo.

El monitoreo lo deberías realizar de dos formas:

  • Definiendo sistemas y mecanismos de control para prevenir la propagación del COVID-19.

    Este monitoreo, debe ser parte del protocolo e incluye medidas como: realizar control de temperatura o llevar a cabo reportes rutinarios de salud de los trabajadores.
  • Definiendo sistemas de verificación de cumplimiento del protocolo de Bioseguridad.

    Es un mecanismo externo al Protocolo de Bioseguridad que permite conocer el estado de cumplimiento normativo que tienes, para que así, puedas tomar decisiones oportunas e informadas.

En JurisDATA somos expertos en sistemas de cumplimiento. Te asesoramos para gestionar riesgos jurídicos

¿Qué normas fueron tenidas en cuenta en este Blog?

Sabemos que puedes querer mirar la referencia normativa directa, por eso, estas son las principales normas que tuvimos en cuenta: la Ley 9 de 1979 y las resoluciones 385 y 666 del Ministerio de Salud y Protección Social.

Aquí encuentras asesoría jurídica y acompañamiento a un clic con JurisDATA