Aprovecha 10% descuento

para buenos conductores

Accidente de tránsito: ¿Qué es?

Los accidentes de tránsito se presentan en las vías terrestres con mucha frecuencia, debido tanto a fallas técnicas como a errores humanos. Igualmente, gran cantidad de accidentes son ocasionados por imprudencia e irresponsabilidad de conductores que no siguen las normas de tránsito. Este tipo de situaciones pueden generar distintos tipos de consecuencias, que van desde un simple “rayón” a un bien material hasta una persona lesionada, o peor aún, muerta. 

La actividad de conducir por sí misma, es considerada peligrosa, lo que significa que el solo hecho de movilizarse en un automotor ya implica un riesgo, pero, por supuesto, conducir con precaución minimiza las probabilidades de que ocurra un siniestro y se da lugar a una mayor seguridad vial. De acuerdo a la Agencia Nacional de Seguridad Vial, el exceso de velocidad y no obedecer las señales de tránsito, son las principales causas de siniestros viales en Colombia. 

La principal norma que regula el tema de los accidentes de tránsito en Colombia es el Código Nacional de Tránsito, y desde allí, estos incidentes son definidos como eventos  generalmente involuntarios, que se producen  por al menos un vehículo en movimiento, que causa daños a personas y bienes involucrados en él. Así mismo, indica que afectan la normal circulación de los vehículos que se movilizan por las vías comprendidas en el lugar o dentro de la zona de influencia del hecho. La finalidad de este tipo de leyes, es velar por la seguridad de la población y propiciar una sana convivencia en el espacio público.

La máxima autoridad en este tema es el Ministerio de Transporte, y por lo tanto, es quien tiene las funciones de definir, orientar, vigilar e inspeccionar la ejecución de la política pública en materia de tránsito.

PRINCIPALES CAUSAS DE ACCIDENTES DE TRÁNSITO

CONDUCIR BAJO EFECTOS DEL ALCOHOL:

Las autoridades estiman que un 40% de la siniestralidad vial se produce como consecuencia de conducir bajo efectos del alcohol y/o sustancias psicoactivas. El problema en sí radica en que este tipo de alucinógenos alteran el sistema nervioso central, los sentidos del cuerpo humano no responden como lo harían en “sano juicio”, la capacidad de respuesta se hace más lenta,  se merma  la coordinación,  se ve afectada la capacidad de tomar decisiones, entre otras. Esto se ha convertido en la causa de fallecimiento de millones de personas alrededor del mundo, donde las muertes por accidentes tienden a incrementarse si  a esto se le suma el no cumplimiento de otros requisitos legales, tales como: vehículos automotores con algún tipo de falla técnica, el no uso de cinturones de seguridad, etc.

GUARDAR POCA DISTANCIA ENTRE VEHÍCULOS:

De acuerdo al Código de Tránsito, la distancia que debe haber entre dos (2) vehículos que circulen uno tras de otro en el mismo carril de una calzada, estará condicionada de acuerdo con la velocidad, de la siguiente manera:

Para velocidades de hasta 30 kilómetros por hora, hay que dejar 10 metros de distancia.

Para velocidades entre 30 y 60 kilómetros por hora, debe haber una distancia de 20 metros.

Para velocidades entre 60 y 80  kilómetros por hora, se exigen 25  metros.

Para velocidades de 80 kilómetros en adelante, debe haber de por medio 30  metros entre dos vehículos.

Frente a lo anterior, se deja claro que el conductor deberá poner cuidado al estado del suelo, la humedad (si está lloviendo o no), la visibilidad, el peso del vehículo y otras condiciones que puedan alterar la capacidad de frenado de éste, manteniendo una distancia prudente con el vehículo que antecede.

IMPRUDENCIAS A LA HORA DE CONDUCIR:

Aquí entran en juego varios factores: Por un lado, están las personas que realmente no saben conducir muy bien, ya sea por falta de experticia o porque no han estudiado las normas de tránsito. Por otro lado, hay quienes son muy diestros a la hora de manejar un automotor, es decir, tienen la técnica muy bien aprendida, pero actúan de forma irresponsable o imprudente al no respetar las normas al respecto. Un típico ejemplo de esto último es conducir excediendo el límite de velocidad o transitar por una calle en contravía, donde se pasan por alto las señales de tránsito. 

Sobrepasar la velocidad permitida es especialmente peligroso porque el piloto pierde la posibilidad de reaccionar de manera oportuna cuando por algún motivo debe ejercer control sobre el vehículo.

Cada vía tiene sus propias limitaciones en cuanto a la velocidad permitida, por lo que es de vital importancia estar atento a ellas, y claro, lo que está permitido en cierta zona, puede ser sancionable en otra. También, es necesario mantener presente que a mayor velocidad, se eleva la probabilidad de incurrir en un accidente más o menos letal.


DISTRACCIONES:

Manejar un vehículo es sin duda una actividad que requiere de toda nuestra atención, allí entran en juego tanto la parte física como mental, pues aparte de poder maniobrar correctamente los pedales, manubrio, caja de cambios, etc. debemos estar atentos a lo que tenemos en frente y hacia dónde vamos. Esto hace que la acción como tal requiera más atención de lo que podríamos imaginar, ya que entran en juego los  cinco sentidos del cuerpo humano. Por lo anterior, es fundamental estar libres de distracciones que nos puedan llevar a perder el foco de la actividad. Dentro de esas distracciones pueden estar: mirar algo hacia afuera o dentro del vehículo que te impida estar atento a lo que ocurre al frente tuyo en la vía. 

En la actualidad, los celulares son artefactos que aparte de ser útiles para múltiples tareas, se han convertido en medios de trabajo, por lo que cada vez se les invierte más tiempo. En el marco de los accidentes de tránsito, los celulares son una de las principales causas de choques porque desvían la atención de los conductores y es por eso que su uso está terminantemente prohibido (salvo que se haga con manos libres). 

De hecho, hay estadísticas que demuestran que el uso de un celular merma la atención de una persona hasta en un 50%. Al utilizarlos, se generan cuatro tipos de distracciones: auditiva (el sonido que emite el teléfono), manual (por manipular el aparato y soltar el manubrio), visual (por mirar la pantalla y no la calle) y cognitiva (por la atención que se le da al dispositivo).

MICRO SUEÑOS:

Son estados de sueño sumamente cortos, en los cuales la persona se desconecta solo por unos segundos de la realidad (tiempo en el cual se puede presentar un accidente de tránsito). Dura tan poco tiempo que gran cantidad de conductores no son conscientes de ello. Generalmente se presentan por cansancio acumulado de varios días, más el hecho de conducir un automotor por largas horas.

Según cifras oficiales, estas son las horas donde suele darle más sueño a los conductores: Entre las 2 y las 5 AM, y entre las 2  y las 4 PM.

Un micro sueño puede evitarse durmiendo bien los días previos a un viaje largo, alimentándose bien, haciendo pausas activas cada dos horas para dispersar la mente y estirar los músculos del cuerpo. También funciona evitar las temperaturas altas al interior del vehículo, sostener conversaciones con los demás ocupantes (si los hay) y oír música de tu agrado que te lleve a seguir la letra. Finalmente, es muy importante “escuchar” las señales de cansancio que nos comunica el cuerpo, tales como: bostezos, parpadeo, visión borrosa y dificultad para mantener la cabeza erguida.

APARICIÓN REPENTINA DE OTROS ACTORES VIALES:

En las vías terrestres se presentan numerosos accidentes cuando las personas que van manejando un automotor son sorprendidas por diferentes actores que les exigen una maniobra improvisada para no atropellarlos, estos pueden ser: peatones que se atraviesan sin poner cuidado, niños que juegan en las vías,  animales que circulan por el lugar, objetos atravesados en la calle, otros vehículo que aparecen de forma intempestiva en la vía, entre otros. A veces esos actores y el conductor del automotor corren con suerte y éste último logra esquivarlos, pero en otros casos, se producen accidentes fatales por imprudencias o descuidos que se pudieron haber evitado. 

En las carreteras son más comunes este tipo de situaciones ya que los vehículos suelen ir a más velocidad (lo cual no les permite reaccionar tan rápidamente ante un estímulo). Además, por  las características de los terrenos, puede haber lugar a volcamientos, sobre todo cuando hay precipicios a los lados y curvas en la carretera.

FALLAS MECÁNICAS:

Hay accidentes de tránsito que se presentan aún cuando el conductor pone todo de su parte para desempeñarse correctamente al volante, tal y como lo indican las normas de tránsito. Lo anterior, puede ocurrir debido a fallas técnicas en el automotor y de ahí surgió la exigencia de la Revisión Técnico-Mecánica (RTM), por parte de los organismos de tránsito. En general, para evitar fallas técnicas, se recomienda prestar atención a lo siguiente:

Llantas: Cuando están muy gastadas, se vuelven peligrosas porque generan menos tracción con la carretera, es decir, hay menos “agarre”, y el riesgo se incrementa cuando hay lluvia. Por eso, se deben cambiar periódicamente. Las llantas no deben estar lisas y se debe verificar una adecuada presión del aire en ellas.

Frenos: Con el paso del tiempo se van desgastando y por eso funcionan de forma más tardía, lo cual podría impedir reaccionar ágilmente para evitar un siniestro. Si se descuidan, pueden incluso no servir del todo y ocasionar una tragedia.

Transmisión y motor: Cuando fallan, pueden ocasionar dificultades a la hora de querer acelerar el vehículo. En casos más extremos, puede que el automotor deje de funcionar por completo. Hay señales de alerta como ciertos olores y sonidos inusuales que surgen repentinamente.

Suspensión: Permite que el conductor del vehículo tenga un mayor control sobre el mismo, en la medida que el auto posee más estabilidad y no se inclina hacia un lado u otro.

Luces: Todas deben funcionar adecuadamente ya que cada una cuenta con una función distinta de acuerdo a las normas de tránsito. Además, la poca iluminación puede provocar choques fácilmente.

Aceite: Sus niveles se deben encontrar en el límite adecuado y hay que cerciorarse de que no haya fugas de este fluido. Su cambio se debe realizar por tiempo o kilometraje con el fin de preservar los componentes del motor.

Para garantizar que todos los vehículos que circulan alrededor del territorio nacional se encuentran en  condiciones mecánicas óptimas, todo automotor debe contar con la Revisión Técnico-Mecánica (RTM) al día. El principal objetivo de esta exigencia es buscar que haya la mayor seguridad vial posible en la medida que se pueda acreditar que un vehículo está “funcionando bien” y que por ende es poco probable que causé algún siniestro por fallas técnicas y/o mecánicas.

¿QUÉ HACER CUANDO SE PRESENCIA UN ACCIDENTE DE TRÁNSITO?

  1. Lo principal, es llamar al número de emergencia 123 para que acudan a socorrer a las víctimas. También, es necesario comunicarse con la policía de carreteras, con tu aseguradora y con las autoridades de tránsito.

2. Enciende las luces de emergencia de tu vehículo y haz uso del equipo de carretera, ubicando los triángulos reflectivos sobre el pavimento a una distancia de 30 metros del automotor que padeció el siniestro, de tal forma que los demás transeúntes puedan visibilizar que hubo un accidente y así evitar colisionar contra los afectados.

3. No intentes sacar a ningún herido del vehículo porque al moverlo le puedes causar más daño, siempre es mejor esperar a que se les preste atención médica. En lesiones causadas donde se presentan hemorragias, hay altos factores de riesgo como sería que el herido se desangre, es por eso, que en una atención prehospitalaria sería conveniente ejercer presión sobre la herida con una gasa o trozo de tela. Si se generan cierto tipo de lesiones graves, también podría implementarse un torniquete.

4. Se recomienda desconectar la batería del automotor que se chocó  para evitar posibles explosiones e incendios.

5. Es bueno tomar fotografías del siniestro para que éstas puedan constituir material probatorio más adelante.

6. Recuerda que, según la Ley 2161 de 2021, si en un accidente de tránsito solo hay daños en los vehículos, inmuebles, cosas o animales, debes mover tu vehículo y no obstaculizar la movilidad. En caso de que haya heridos, debes esperar que llegue el agente de tránsito y te dé “luz verde” para moverlo.

Sin lugar a dudas, cuando se presenta un accidente de tránsito cualquiera se preguntaría,  ¿Qué cubre el SOAT en una situación así?

Esta póliza que es de carácter obligatorio para todo automotor en Colombia, brinda cobertura frente a los daños físicos que se le puedan generar tanto al conductor como a los demás ocupantes del vehículo, y  también protege a los peatones que puedan verse afectados. Con respecto a éstos sujetos, el seguro se hace cargo de los gastos médicos, transporte e incapacidad permanente. Adicionalmente, brinda indemnizaciones por fallecimiento y servicios de funeraria.

¿Tu vehículo está sin SOAT? ¡No corras riesgos y consíguelo aquí!

Para mantener el SOAT activo (y que cubra el siniestro), es necesario que todo propietario de un vehículo lo renueve cada año. Al estar vigente, se garantiza que los heridos tras un accidente van a ser atendidos en cualquier clínica u hospital del país.

Para más información relacionada, visita nuestro blog: Fotomultas por SOAT y Revisión Técnico Mecánica.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Si me accidento en mi vehículo y daño una propiedad aledaña, el SOAT cubre eso?

No, El SOAT es un seguro que únicamente cubre a personas, es decir, dentro de su cobertura no hay daños patrimoniales como lo vendrían siendo afectaciones a otros vehículos o propiedades.

¿En caso de presenciar un accidente de tránsito, debo ir a mover los heridos si se encuentran atrapados?

En casos así, lo recomendable es esperar a que llegue el servicio médico porque ellos saben cómo proceder, y tu, por querer hacer bien, antes puedes causarles un daño peor (sobre todo si hay fracturas de por medio).

¿Qué debo hacer inmediatamente después de que ocurre un accidente de tránsito?

Llama a la línea de emergencia 123, y  luego, comunícate con tu aseguradora. También, es importante señalizar la zona con la ayuda del equipo de carretera para evitar que otros actores viales se accidenten. 

¿Qué pasa si me accidento en un vehículo sin SOAT?

Por un lado, las autoridades de tránsito te pueden imponer multas e inmovilizar el vehículo. Además, en caso de que resulten heridos del accidente, deberás cubrir con tu propio dinero todos los gastos que se puedan derivar de ahí.

¿Cuáles son las recomendaciones especiales para conducir cuando está lloviendo?

Se aconseja encender las luces, estar muy enfocado en lo que ocurre en la vía (sin distracciones de ningún tipo), ir más despacio de lo habitual y presionar el freno suavemente para evitar que el vehículo “patine”.

¿Si hay un motociclista herido tras sufrir un accidente de tránsito, cómo proceder?

El protocolo general a seguir es el mismo que con cualquier otro herido, pero en el caso de los motociclistas, no se les debe retirar el casco. Hay que esperar hasta que llegue el cuerpo médico especializado y se encargue de esto.

Aquí encuentras asesoría jurídica y acompañamiento a un clic con JurisDATA